Sueña a lo grande, recupera a lo grande


      Como ya explicamos en publicaciones anteriores, las horas posteriores a la prueba representan las de mayor importancia de cara a una perfecta recuperación, y por tanto, a conseguir rendir a nuestro mayor nivel. Ya comentamos la importancia de lo que comemos en ese periodo de tiempo, pero una vez hechos nuestros deberes nutricionales llega la hora de descansar. ¿Qué pasa en nuestro cuerpo durante el sueño?

Durante las horas de descanso y sueño es cuando el organismo lleva a cabo su recuperación, es el momento en que dispone de los nutrientes que están a su alcance para reponerse del esfuerzo. De una manera muy somera podemos decir que nuestro cuerpo es un compendio de hormonas, parte de las cuales tienen su mayor presencia durante el sueño:

- HORMONA DEL CRECIMIENTO: Entre otras de sus funciones destaca la de estimular la síntesis de proteínas en el músculo, así como crecimiento de huesos y cartílagos, de ahí su importancia en la recuperación. Tras el entrenamiento se produce un aumento considerable de esta hormona, pero es durante el sueño nocturno su momento estrella, por eso es durante la noche cuando se produce la regeneración y crecimiento del tejido destruido durante el entrenamiento.

- CORTISOL: Es la “hormona del estrés”, aumenta sus niveles al amanecer para activarnos de cara al día y desciende conforme se acerca la noche para prepararnos de cara al descanso. Y mejor que sea así porque ya podéis imaginaros los problemas que una alteración en esta hormona puede provocarnos.

- TESTOSTERONA: Como la hormona del crecimiento, su mayor nivel se da por la noche, por eso nos interesa que el descanso sea óptimo.

- MELATONINA: Su ciclo diario es opuesto al del cortisol, junto con él hace las veces de reloj corporal, ya que nos despierta por el día y nos duerme por la noche.

Ni mucho menos éstas son las únicas hormonas que influyen en nuestro descanso, pero lo que sí es definitivo es que si nuestro ciclo circadiano no se ve reflejado en nuestros hábitos diarios puede provocar un desajuste hormonal que de seguro nos complicará mucho las cosas. En ese caso todo lo “normal” deja de serlo y lo que nos suele funcionar, tanto alimenticiamente como en entrenamiento, deja de hacerlo pudiendo desembocar en acumulación de grasa y líquidos, pérdida de masa muscular, incluso en enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Así pues, con permiso de nuestras hormonas, durante el ciclo del sueño el cuerpo humano lleva a cabo su regeneración a partir de los nutrientes de los que dispone. Es indudable la importancia de la comida, pero en días de gran intensidad un suplemento rico en aminoácidos y proteínas de asimilación nocturna nos puede hacer elevar nuestra recuperación al máximo nivel. 

        la proteína de recuperación nocturna de Vitobest es un gran ejemplo de este hecho. Esta proteína basa su efectividad en la mezcla óptima de seis tipos de proteína que nos aporta una absorción secuencial, lo que significa que se asimila en diferencias secuencias de tiempo, lo que garantiza un aporte proteico durante hasta seis horas, ideal para que tu cuerpo no deje de nutrirse aún cuando estas durmiendo.

 

Síguenos en las redes

Contacta para cualquier duda o consulta:


876164068

657501079